El mundo de los “cojos” : “Cojilandia”

Aqui les presento una historia escrita por Ana Maria Carrera y Salvador Berlanga, sobre “Cojilandia” (el mundo de los “cojos”), publicada en la revista Zangalleta en 1980.

Aquella noche, Maria se sentía mejor que nunca. A través de una amplia ventana, la brisa cálida del verano acariciaba su expléndida juventud. Irene, su querida abuela, sentada junto a ello como casi siempre, parecía detener el tiempo con el suave crujir de su vieja mecedora.

– Abuela, ¿ y si me cuentas un cuento ? Tengo ganas de sentirme tan bien como cuando de niña me dormias susurrando al oido historias maravillosas…

“…Erase una vez un lejano y pequeño pais en el que todos sus habitantes vivian en plena armonia. Todas sus gentes, absolutamente todas, eran cojos, asi que decidieron llamarle “cojilandia”.

Aceras, lugares públicos, viviendas, escuelas, lugares de trabajo… todo, hasta el más pequeño detalle, estaba increiblemente adaptado para hacer su vida mejor. Era felizmente ¡ un pais sin escaleras !

Aquella mañana cojo-panadero estaba muy nervioso. Fumaba un cigarrillo tras otro, mientras esperaba que coja-panadera – su mujer – diese a luz su primer hijo. ¡ Cuántas ilusiones puestas en aquel momento ! Más cual sería su sorpresa y confusión cuando coja-enfermera le dió la tremenda noticia : “Lo siento… su hijo es anormal, es diferente”.

Era padre de un niño no cojo. La noticia corrió velozmente por todo el país. Era un hecho inusitado. Todo el mundo se conmovió…

El Consejo de Cojo-Ministros se reunió urgentemente. Cojo-Ministro de Sanidad acudió al hospital para contemplar con sus ojos el fenomeno : ¡ Imposible, no puede ser ! Nadie sabia dar soluciones a tan dificil y complicado asunto. La infancia del Minus-cojo – asi lo llamaron- transcurrió en la oscuridad de su hogar, con la superprotección de sus padres y la incomprensión de todos.

Un dia, ya mayor, cansado de su dulce encarcelamiento, decidió salir de su “Jaula de Oro” y enfrentarse abiertamente con la vida. La horrible y exquisita adaptación de todo cuanto pisaba la hacia sentirse mal. Necesitaba desahogar toda su fortaleza fisica y vital. En aquellas condiciones era imposible. Poco a poco fue encontrándose con el rechazo de la gente. Sus impertinentes miradas de curiosidad, su compasión… ¡ Ni siquiera se le permitía enamorarse ! El peligro de que nacieses más minuscojo se lo impedía… ¡ Es tan diferente !, decían.

– Aqui comienza su lucha y…”

Pero Maria ya no escuchaba… se había quedado dormida… una sonrisa brillaba en sus labios.

La abuela fijó la mirada en la silla de ruedas que siempre acompañaba a su querida nieta y murmuró mientras la arropaba : “Anoche cuando dormía, soñé, bendita ilusión…”.

Source : SALAM (Ana Maria Carrera, Salvador Berlanga), “Cojilandia”, Zangalleta (A Pata coja). Organo informativo de disminuidos fisicos de Aragón, Abril 1980.


Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.